Consejos para hacer senderismo en verano

Consejos para hacer senderismo en verano

 

antxon

ANTXON BURCIO MARTÍN

Guía de Alta Montaña UIAGM.

Guía de Descenso de Barrancos UIAGM.

Técnico Docente de Socorro en Montaña EEAM/FEDME.

 

El concepto de senderismo es un término muy general y en el mismo incluiríamos todo tipo de actividad que se vaya a realizar en el medio natural, pero atendiendo en todo momento a una baja dificultad y transitando por caminos o senderos en buen estado. Además, si la encuadramos entre los meses de mayo a octubre, en los que habitualmente la meteorología es más benévola, las posibilidades son infinitas. He aquí algunos consejos que nos pueden facilitar la planificación y el disfrute de nuestra actividad.

1. Estudiar con detalle nuestro recorrido: tipo de caminos por donde vamos a transitar, duración de la actividad, mapa del recorrido; si disponemos de GPS nos será de gran ayuda conocer el track; las condiciones meteorológicas, teniendo en cuenta la época estival y la posibilidad de tormentas por la tarde.

2. La ropa: adoptar la norma por muchos compartida de las tres capas, ya que es considerada la fórmula más sensata de equiparnos para realizar actividades en montaña. La primera capa: una camiseta térmica (manga larga o corta) que nos mantenga calientes y secos, sin retener la humedad. La segunda capa, que podría ser alguna chaqueta, que retenga nuestro calor, que transpire, que corte gran parte del viento y algo de la humedad exterior, en este aspecto son muchas las opciones que hay en la actualidad gracias a membranas especiales como es el Wind Stopper. Y la tercera capa que debe de cortar el viento, ser transpirable e impermeable, las chaquetas más conocidas que cumplen con este parámetro son las conocidas como de Gore-Tex.

3. El calzado: cuya condición principal es que sea un calzado/botas cómodas, que se ajusten a la horma de nuestro pie, que los dedos no toquen la parte delantera para evitar lesiones en estos durante el descenso, que esté muy bien atado, que transpire y que sea impermeable.

4. La hidratación: considero vital el salir de casa siempre con la cantimplora llena (no es para nada válido el comentario utilizado de que en el monte siempre hay fuentes o donde surtirnos de agua), como norma aconsejable deberemos beber antes de tener sed (cuando comenzamos a tener sed nuestro cuerpo ya demuestra síntomas de deshidratación y esto es muy peligroso). Son muy aconsejables las bolsas de hidratación, que mediante un tubo nos facilitan el beber de forma más regular durante la marcha. En cuanto a la utilización de aditivos para añadir al agua (productos isotónicos) los considero aceptables, pero suelen ser caros y a veces los utilizamos de forma errónea (normalmente se añade mucho cantidad y no es lo recomendable por mucho que lo aconseje el fabricante). Nada sustituye a un buen preparado hecho en casa con zumo natural y algo de edulcorante.
5. La protección solar: en nuestra mochila nunca debería de faltar un buen gorro para proteger nuestra cabeza y cuello, la crema de protección solar, (continúo viendo en montaña a muchas personas sin gorro, sin camiseta o sin protección solar cuando el sol es muy intenso o en horas centrales de la actividad, moverse por montaña sin protección conlleva un riesgo muy elevado); gafas de sol: con protección 100% UVA son muy necesarias e importantes, sobre todo si nos encontramos en zonas donde tengamos algo de nieve o mucha luminosidad, con reflejos que puedan darse desde agua o roca. Es muy importante que a la hora de comprarnos unas gafas de sol para montaña no escatimemos en gastos.

6. Los bastones: aconsejo el uso de dos bastones porque en la subida descargan el peso de la espalda y repartimos la carga en cuatro puntos de apoyo, en las bajadas nuestras rodillas nos lo agradecerán y además en ciertas zonas nos ayudarán a mantener nuestro equilibrio evitando posibles caídas.

7. La mochila: mucha atención en este apartado y principalmente en el tamaño de la misma. La mochila idónea para hacer senderismo no debería sobrepasar de los 30 litros para realizar actividad de una jornada; ahora bien, si esta es de varios días y tenemos intención de acampar o vivaquear deberemos optar por otra de mayor tamaño donde podamos transportar lo necesario e imprescindible; (soy de los que tiene muy claro que llevar mucho peso en la mochila durante nuestra actividad en montaña no nos permite disfrutar del todo, por este motivo pongo mucha atención a la planificación en este aspecto).

8. Dormir en montaña: en la actualidad existe una amplia la red de refugios y albergues para pernoctar en montaña. También puede ser en placer de realizar un vivac si las condiciones meteorológicas nos lo permiten. Para esto vamos a necesitar un material adicional imprescindible:

Saco de dormir: si dormimos en un refugio o en un albergue, con un saco ligero e incluso tipo sábana nos será suficiente. Si lo hacemos en tienda de campaña puede variar en función de dónde coloquemos esta, a qué altura la coloquemos o de cuántas personas dormirán en ella, porque todo esto influye en la temperatura que tenemos que soportar.

Para acampar o vivaquear en montaña tenemos la colchoneta aislante: estas pueden ser inflables o no, y con cierta característica térmica. Las inflables son más cómodas y nos protegen mejor del frio que pueda transmitirnos del suelo, pero son más pesadas.

La funda de vivac, que nos proporcionará un aislante del frio, viento y humedad. Aconsejables cuando durmamos fuera de la tienda de campaña.

9. Material adicional: dependerá de la actividad y de las características personales de cada uno, pero siempre es aconsejable llevar una linterna o frontal, una navaja, algo de ropa adicional, el teléfono móvil, botiquín, cámara de fotos, etc.

10. Prestar la máxima atención al transitar por la montaña.

 

Colección Primavera Verano 2016

Dejar un comentario

captcha
Datos obligatorios (*)

SUBIR