“Las personas con diabetes somos capaces de todo con buena planificación y control”

“Las personas con diabetes somos capaces de todo con buena planificación y control”

Susana Ruiz, que padece diabetes desde los 11 años, no deja que su enfermedad condicione su pasión por la montaña y por conocer nuevos lugares y vivir nuevas experiencias. Tras alcanzar el campo base del Everest el pasado año, la intrépida Susana se ha embarcado este verano en su último reto: un viaje de trekking por Groenlandia. El aislamiento y las bajas temperaturas han marcado esta aventura, pero Susana ha culminado esta gélida ruta con éxito y mucho ánimo.

Cuéntanos tu experiencia por Groenlandia, ¿cómo te has sentido?

Este viaje ha sido muy diferente al del año pasado en Nepal. Físicamente ha sido menos exigente porque la altitud y los desniveles no eran importantes, pero la dificultad la he encontrado en el mayor grado de aislamiento. He estado durante muchos días envuelta en una naturaleza muy salvaje, sin ningún pueblo o ciudad alrededor. Solo visitamos tres pueblos en 15 días para comprar provisiones y no en todos ellos había oportunidad de comprar algo.

He descubierto un lugar con muchas posibilidades para llevar a cabo retos y aventuras. Hicimos una incursión al Inlandis, donde empieza la capa polar de Groenlandia. Fue una experiencia única, había que tener cuidado con las grietas y las trampas que conlleva caminar sobre los glaciares, pero fue una barbaridad y un privilegio estar allí. ¡Pensar que a partir de allí se extienden 3500 km de capa de hielo que se unen con el polo norte!

¿Cuál era el objeto del viaje, tu reto, tu objetivo?

Este reto lo eligieron los internautas, así que primero cumplir con su voluntad. Pero además era seguir transmitiendo las noticias positivas sobre la Diabetes, demostrar que en un ambiente de aislamiento, rodeada de glaciares, frío etc, las personas con diabetes somos capaces de todo con buena planificación y control.

Has realizado jornadas de Trekking pero poco tendrá que ver con las ascensiones que has cubierto por el Himalaya…

Era un viaje muy diferente al de Nepal, no existía altitud pero sí aislamiento, no existían grandes desniveles, pero sí la travesía en kayak donde una caída al fiordo podía suponer entrar en hipotermia en 3 minutos…los Icebergs que nos rodeaban podían darse la vuelta…. de hecho vimos caer a uno, pero estábamos ya en la orilla, ¡menos mal¡ La dificultad de este viaje como comentaba se encontraba en el aislamiento.

Durante el año pasado durante el trekking en Nepal tenía la seguridad de poder comprar o tomar algo en alguna casa-tienda nepali, hay numerosos durante el recorrido. Pero aquí dependía tan sólo de los aprovisionamientos que llevaba. Además los horarios eran muy diferentes, cada día comíamos o desayunábamos a una hora, también cambiábamos de actividad, o navegación o trekking. Por eso me costó controlar más mi glucosa que en Nepal, porque no existía una “rutina”.

No obstante, y aún cambiando de actividad o deporte, las condiciones siguen siendo muy extremas. ¿Cómo lo has llevado?

El frío al ser el mes de agosto, no han sido tan extremas, además hemos tenido mucha suerte, no nos ha llovido ningún dia. Todos los dias un sol increíble. Hubo tres noches en las que si lo pase mal por el frío, no fue una sensación agradable .También, cuando utilizábamos la Zodiac la sensación térmica era muy baja, hubo un par de días en los que pase un rato desagradable.

Has tenido que hacer frente a alguna situación complicada diferente a las del Himalaya? ¿Alguna particularidad para controlar la Diabetes?

Tuve que aprender a controlar mi Diabetes con una falta de rutina en los horarios, con alimentos de alto indice glucémico y aprender a racionar mis recursos (para solventar hipoglucemias) durante más días hasta la siguiente parada para reponer provisiones.

¿Cómo te ha respondido el cuerpo?

Susana Ruiz en Groenlandia Mejor de lo esperado, tenía mis dudas por como me iba a responder la rodilla tras el accidente en  bici, pero aunque los primeros dias en los descensos me molestaba y me notaba “torpe” fue mejorando mucho durante los dias posteriores.

¿Y la mente?

Muy bien, con el mismo entusiasmo e ilusión que siempre.

¿Has conseguido cumplir tu objetivo para este reto?

Sí, ¡por supuesto! llegué al Inlandis y realicé por primera vez una increíble travesía en KAYAK.

¿Alguna experiencia, enseñanza o experiencia vital que te hayas traído de allí?

Groenlandia es mágica, naturaleza sin adulterar, salvaje, fuerte. La gente es muy amable, son inuits, gente tranquila y pausada que vive principalmente de la pesca. Los pueblos eran pequeños y habían respetado hasta las piedras del lugar al construir las casas. La gente pese al duro clima y condiciones que tienen que soportar era muy cálida y agradable. Fuimos a cenar a casa de una familia inuit que vivía en mitad de la nada en un paraje hermoso. En Nanortalik, el pueblo que más me gusto, nos invitaron a tomar café ya que estaban celebrando un cumpleaños. Ahora están teniendo problemas precisamente con la diabetes porque ha repuntado con la introducción de los malos hábitos de la vida moderna.

Creo que la naturaleza es tan salvaje que es de los pocos sitios de la tierra donde el ser humano ha tenido que adaptarse a la naturaleza y no la ha adulterado o cambiado como en otros sitios, simplemente por la complejidad del lugar. Conocí también a Ramón Larramendi, aventurero increíble al que le trasladé mi proyecto y le comenté el motivo de mi visita a Groenlandia.

¿Cuál será tu siguiente reto?

Estamos barajando varias opciones, como he comentado Groenlandia es un destino que da mucho juego. Vimos la posibilidad de realizar una travesía desde Thule en trineo de perros por todo el Inlandis…aunque la opción que más fuerza tiene es la ascensión al techo de Europa occidental, el Montblanc.

¡Muchas gracias Susana por compartir tu experiencia y esperamos que sigas adelante con tus sueños!

Dejar un comentario

captcha
Datos obligatorios (*)

SUBIR